Humor para mentes previgiladas (que hayan estado en observación con anterioridad).

Sunday, January 15, 2006

Cada "x" tiempo.


Estando en el médico para hacerme mi rutinario reconocimiento de mi síndrome del coxis puntiagudo, enfermedad que sólo sufre 1 persona de cada 6500 millones, y teniendo en cuenta que en el mundo hay 6500 millones de personas y un dentista...pues eso, estaba esperando mi turno cuando la enfermera me dijo que pasara, el médico con una sonrisa siniestra me dijo:
-Ven, chavalín que te voy a inspeccionar el clitoris. Ahí fue cuando empece a sospechar que el diploma de la pared que parecía una etiqueta grande de cola-cao de 5 kilos era precisamente eso, ni diploma ni nada, ¿Porque qué doctor confunde el coxis con el clitoris?.
Después de una interminable sesión,la visita se dió por concluida y me dijo el dr:
-Bien, por ahora va bien la cosa, pero tendrás que venir por aquí cada "x" tiempo. Yo recogí mi ropa y me cambié el tampax que había calado, muy pensativo llegue a mi casa y le dí vueltas a eso que dijo el médico de venir cada "x" tiempo, ¡Solución!, mire el calendario y vi que la x estaba donde debía estar el miercoles, osea que este tío quiere que vaya todos los miercoles para sacarme los dineros, bueno, todo sea por mi enfermedad, como era martes al día siguiente volví, y el médico me dijo que era pronto. Al miercoles siguiente otra vez estaba allí y todos los miercoles durante el reinado de los Borbones, hasta que la señorita de la recepción muy educada me dijo:
- Es usted un pesado, un soplagaitas y un pinchadiscos, ¿Para que viene usted todos los miercoles desde hace 75 años?, VÁYASE A LA M... yo, que nunca fuí muy listo no comprendí que era eso de la M... de hecho estudié "Turismo" creyéndome que despúes me especializaría en "Turismo sexual", y no pasé de primero, así que llegue a mi casa y miré la guía Michelín a ver donde estaba la M... la solución la encontré en el calendario y ví que la M... estaba antes de la "x", así que la M...¡era el martes!, por lo tanto empecé a ir todos los martes hasta que el otro día me dieron una solución para mi mal, un pinchacito de nada, una inyección de metal o letal o algo así. Ya no me duele la penca, pero noto un ligero escozor cuando respiro o me muevo.

1 Comments:

Post a Comment

<< Home